EJERCICIO TERAPÉUTICO

El ejercicio terapéutico tiene como propósito la recuperación a través del movimiento, es decir, conseguir de manera eficaz la capacidad de actividad y autonomía de cada uno de nosotros.

Se ha convertido algo esencial a la hora de aplicarlo en los tratamientos donde se ven afectadas articulaciones, músculos o huesos principalmente.

Por lo tanto, no se duda en utilizar la gran variedad de ejercicios a la hora de recuperar la función normal del cuerpo o una discapacidad.

La pérdida de movilidad afecta a un elevado número de personas, y en consecuencia lleva a sufrir problemas en la vida diaria, tanto a nivel corporal, como emocional y social.

Es ineludible a la hora de trabajar el ejercicio terapéutico, enseñar a la persona la forma de ejecución correcta para ella, y revisar cómo lo pone en práctica luego en casa, en su trabajo u otra actividad.

El ajustar los ejercicios de forma progresiva en el tratamiento para ir ganando confianza en la recuperación de nuestra dificultad, nos entrega mayor confianza en nosotros mismos y eso permite mejorar la desenvoltura al movernos con seguridad.

Es muy bueno aprender a distinguir cuando es más adecuado efectuar uno u otro ejercicio según los síntomas o lo que esté haciendo en ese momento.

Enseñar al paciente lo que es previsible en cuanto a síntomas que pueda experimentar, y lo que hay que tomar como señal de alarma.

Enseñar por qué es conveniente determinado ejercicio, lo que debo sentir en esa zona del cuerpo cuando lo estoy ejercitando, al igual que entender la progresión, frecuencia e intensidad de todo ello.

Dotar a la persona de variantes en el ejercicio hace una gran diferencia en la ampliación de sus posibilidades e independencia.

Es maravilloso ver cómo al recuperar la función para regresar a una buena movilidad, aliviamos o eliminamos el dolor, tomamos conciencia de las posibilidades reales, y hasta nos damos la oportunidad de descubrir ocupaciones mucho más atractivas.

“No existe una pastilla del ejercicio” tengo clarísimo que tú al igual que yo la tomarías.

Toma la delantera y evita consecuencias mayores.

Puedes unirte o unir un familiar a la práctica de ejercicio terapéutico junto a mí.

Tienes más información de sesiones y precios en el apartado de: Fisioterapia… ¿qué consigo con ella?