EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

En pocos años se ubica como la 4º causa de muerte. Además se estima que en algunos años más, se transforme en la 3º causa. Debido a ello, que la gente conozca la enfermedad EPOC, sus síntomas y los factores que aumentan el riesgo de padecerla, es fundamental.

En primer lugar, los síntomas más frecuentes son: la Disnea, es decir la dificultad para respirar, la tos y producción de esputo. Estos síntomas llevan a la persona a sufrirlos durante varios años restándoles importancia, hasta que luego tiene otros síntomas asociados y les lleva a la consulta con el médico.

Factores de riesgo

La causa principal de la EPOC es el consumo de tabaco y otros tipos como pipas, puros, pipa de agua, etc.

Otros factores de riesgo son: la contaminación atmosférica, la exposición prolongada a polvos, productos químicos y humos en los lugares de trabajo. Esto, combinado a una predisposición genética de la persona, a que durante la gestación o la infancia se afecte el desarrollo pulmonar, a trastornos en las vías aéreas o el envejecimiento, son elementos que aumentan la probabilidad de padecer EPOC.

También, la enfermedad puede estar asociada a otras patologías como las cardiovasculares, la osteoporosis, la depresión, ansiedad o apneas del sueño. Son importantes porque aumentán el riesgo de la persona.

Diagnóstico

El método para evaluar y diagnosticar es habitualmente la Espirometría (la cual determina la limitación del flujo de aire). Pero por sí sola no es una medida de diagnóstico. Por ello, también se evalúa la severidad de los síntomas, los antecedentes del hombre o mujer, si ha sufrido hospitalizaciones, o períodos de procesos respiratorios agudos, con qué frecuencia, etc.

Conocer los síntomas, saber que los No fumadores también pueden desarrollar la EPOC, tener en cuenta la predisposición heredada, enfermedades que pudiesen afectar el pulmón en la niñez y otras enfermedades asociadas, son elementos que despiertan sospecha.

De esta manera, concurrir a la consulta médica sería acertado para un diagnóstico precoz y un beneficio esencial para el tratamiento.

Una de las consecuencias más importantes en La Enfermedad Obstructiva Crónica es el deterioro de los músculos en la persona. Se trata de una enfermedad sistémica: esa dificultad para respirar va en un lento aumento progresivo, lo que va generando cansancio y fatiga, lo que conlleva que esa persona se mueva menos y se convierta en sedentaria.

Cuando nosotros mismos vemos que no podemos movernos, que necesitamos ayuda para realizar las actividades de nuestro día a día, nos cambia por completo el estado de ánimo. De hecho nos deprimimos. La limitación al movimiento, la dificultad para respirar es el peor resultado. En conclusión, nos cambia nuestra manera de ver La VIDA.

Descubre las patologías que tratamos en nuestra clínica.

Pin It on Pinterest

Share This