PREVEER

Prever, no quiere decir que podemos todo el tiempo ir por delante en las situaciones que se nos puedan presentar.

Pero sí podemos, en aquellas fáciles de identificar, recibir el apoyo para continuar en condiciones de dar, compartir y disfrutar.

Prever es claramente anticiparnos.

  • Adelantarnos, si tenemos algún síntoma molesto en nuestro cuerpo presente más tiempo del esperado. Así nos libramos de que la situación empeore.
  • Adelantarnos, si sufrimos una lesión leve y sanó, para que en un corto lapso de tiempo no vuelva a suceder (fisioterapia músculo-esquelética). En este caso también se incluyen esos catarros o bronquitis que parecen curadas y al cabo de unos meses estamos igual o peor (fisioterapia respiratoria).
  • Adelantarnos, si estamos sujetos a una cirugía próximamente y nos disponemos a llegar a ella en óptimas condiciones para tener una breve recuperación.
  • Adelantarnos, si el paso de los años nos genera falta de confianza en el equilibrio, fuerza o destreza, para impedir la pérdida de autonomía e independencia. Una buena propuesta es “Pro-Dinámicos”(enlace a la pestaña Pro-dinámicos, programa envejecimiento saludable).
  • Adelantarnos, si en el desempeño de nuestro trabajo habitual permanecemos varias horas en una misma posición, si realizamos esfuerzos, o movimientos repetitivos que con algunas pautas se pueden evitar.