SI NOS PILLA PREPARADOS ¡¡Mejor!!

Hay que entrar en esa minoría de los que están provistos.

Enfrentar una cirugía sabiéndonos preparados DA algo más que tranquilidad. ( pie de foto)

Proporcionar a tu cuerpo la mejor condición para someterte a una cirugía, ya sea músculo-esquelética, pulmonar, cardíaca, abdominal u otra, es darle una oportunidad de que todo vaya mejor.

Generalmente no dudamos en seguir las indicaciones para realizar un estudio complementario ya sea con dieta, ayuno, restar actividad física dos horas antes, suspender una medicación si altera el resultado, etc.

No dudar más en actuar de inmediato para estar lo mejor capacitado posible ante una cirugía es una excelente decisión.

¿Qué hacemos?

Además de Google… ?(Paso en el que se queda la mayoría).

Recurrir a la fisioterapia y anticiparnos.

Cada cirugía y el estado en que nos encontremos en ese momento anterior a ella es totalmente particular e individual.

Por lo tanto, partimos de una evaluación en donde pueden quedarnos los ojos como platos al ver las posibilidades que tenemos de influir en los resultados del post operatorio y disminuir dificultades.

¿Qué conseguimos si nos guían en el pre operatorio?

Si nos conducen, aunque contemos con pocos días nos ocuparemos de lo realmente prioritario lo cual nos ayuda desde un principio a reducir preocupación y temor.

Dos asuntos son para mí de consideración fundamental:

  • Uno es contar con un entrenamiento muscular.

Considero que la debilidad muscular o déficit de masa muscular es casi el más perjudicial. ¿Por qué?

Porque los músculos participan en varias funciones y no sólo movilidad.

Los músculos intervienen manteniendo la postura y si el cuerpo no está equilibrado se adapta rápidamente, muchas veces a costa de dolor, rigidez, cambios en la figura, un falso descanso, todos muy frecuentes.

También nos proporcionan estabilidad y equilibrio, evitando los riesgos de caídas.

Los músculos son reguladores de la glucosa, la cual consume en el movimiento.

También regulan la temperatura corporal y actúan como mediador en las respuestas inflamatorias del organismo.

Los músculos respiratorios si trabajan de forma eficiente ayudan a tener una buena ventilación pulmonar. Además, intervienen en la efectividad de la tos, que es parte en los mecanismos de defensa para eliminar las flemas o secreciones.

El entrenamiento muscular ayuda al corazón fomentando un buen flujo sanguíneo, oxigenación.

Por todas estas razones el entrenamiento muscular es base en pre quirúrgico.

  • Otro es el manejo de los posibles síntomas que nos podemos encontrar después de la cirugía.

Saber los posibles síntomas después de la cirugía nos permite dominar cómo actuar si alguno de ellos aparece.

Nos permite conocer de antemano en qué posición es más adecuado estar, y a qué elementos podemos recurrir que nos asistan.

Entender de antemano las señales y manifestaciones de nuestra condición en esos días, obviamente que tranquiliza apoyando de forma muy positiva nuestro ánimo.

Controlar y aliviar el dolor, con algunas técnicas o agentes físicos apropiados que se sumen o no a una pauta farmacológica.

Manejar los trastornos vasculares.

Control del edema y medidas anti-edema.

Un pre operatorio bien abordado tranquiliza y aporta indudablemente una mejor condición.

Comentando mi vivencia personal…

Afortunada me siento por haber acompañado a varios de mis pacientes.

Admiración plena por su disposición y actitud.

Y Feliz porque muchos de ellos en el post operatorio han superado probabilidades regalándonos a quienes los rodeamos una versión mejorada y momentos memorables.